jueves, 5 de agosto de 2010

La naturaleza de la energía


Cuando la energía fluye libremente en nuestro cuerpo, este es capaz de mantener la salud y el equilibrio fisiológico, sin necesidad de medicamentos.

La naturaleza de la energía es movimiento, cuando se estanca o se bloquea degenera y aparece el trastorno y la enfermedad.

Como vimos hasta ahora, la energía y la materia, es decir, el cuerpo físico, no están separados, comparten un mismo origen. Para que la energía fluya libremente, el cuerpo debe moverse, estirarse, equilibrarse, relajarse…, en definitiva, debe hacer ejercicios.

Pero hay otro factor muy importante a tener en cuenta: las emociones.

El pensamiento y las emociones mueven la energía de una forma poderosa. De hecho, el pensamiento es energía.
Las emociones en exceso son capaces de bloquear o de alterar el normal flujo de la energía. Por ejemplo: la ira afecta al hígado, lo bloquea, sube a la cabeza dando una serie de síntomas como cefaleas, insomnio, nerviosismo, temblores y es capaz incluso de desencadenar un ACV.
El miedo dispersa la energía, la diluye, debilita a los riñones y por consiguiente disminuye la vitalidad, esto traerá conjuntamente otra serie de síntomas y enfermedades: insomnio, debilidad general, trastornos sexuales, respiratorios, circulatorios, etc.
Demasiada preocupación daña al bazo y al estómago, produciendo variados trastornos gastrointestinales y una caída en el rendimiento y en la calidad de vida. En fin, los ejemplos abundan, para más data ver post del 13/11/08, 4/10/09 y 30/4/10.

La salud no es la ausencia de enfermedad.

La salud, al igual que la inteligencia, se cultiva, se cuida, se protege, en todos sus niveles: mental, emocional y físico.

Cada nivel tiene su particularidad, el cuerpo, la mente, el medio externo, el interno. Finalmente no son diferentes. "Mens sana in corpore sano". Esto es muy antiguo.

Hoy en día hay mucha tendencia a la vida sedentaria (concretamente falta de movimiento y ejercicios) y a un exceso de estímulos sensoriales (TV, ordenadores, videogames, etc.), además de las presiones en la vida social. La capacidad de adaptación y la resistencia a las enfermedades se va atrofiando.

Esto no se arregla con medicamentos cada vez más potentes ni con análisis de laboratorio cada vez más costosos, o con "cirugías preventivas".

La medicina moderna no mantiene la salud ni previene la enfermedad, puede salvar una vida, reparar un miembro o evitar quizás un empeoramiento en una determinada enfermedad, lo cual no es poco.
Para mantener la salud física y mental, la energía vital debe fluir, como es su naturaleza, en todas las direcciones. Cada órgano o parte del cuerpo, tiene su particularidad y necesidad específica. Para esto se debe llevar una correcta higiene de vida.

-Hay que hacer cotidianamente ejercicios físicos apropiados (a la edad, la condición, la necesidad). Chi kung, yoga, artes marciales, deportes.
-Estudiar, es decir, cultivar la inteligencia, la memoria, las cualidades superiores de la mente, la concentración, la observación, la atención.
-Desarrollar una respiración profunda y calma.
-Practicar la meditación: el aspecto inmóvil y silencioso. Zazen
-Comer moderadamente alimentos naturales y acordes a la época del año.
-Controlar los excesos (incluso emocionales).
-Evitar el estancamiento (físico y mental).
-Sentirse agradecidos y caminar libremente, convencidos de que cada momento es una oportunidad para comenzar de nuevo y crear la vida que uno desea y necesita.

Nuestro cuerpo tiene su propia inteligencia.
Cada célula que lo compone es conciente y respira. Energía e información en constante movimiento.

La salud no depende de una vacuna o de un medicamento. Por el contrario, si estos no están correctamente indicados pueden ocasionar más trastornos y dificultar la curación.

En definitiva,
la salud depende de la alegría de vivir.

4 comentarios:

jose angel dijo...

Una vez mas nos deleitas con un excelente mensaje de vida, gracias.

Quisiera consultarte lo siguiente:

hace unos días me comentaron sobre una chica de 28 años, madre de un niño de 8, que desde la adolescencia mostró muchos problemas, relaciones tormentosas y fracaso en todos sus proyectos, con 4 intentos de suicidio, finalmente fue ingresada en una clínica psiquiátrica y después de mil estudios le diagnosticaron bipolaridad.

Actualmente no trabaja y no cuida de su hijo, esta bajo medicación "hasta que mejore" dice su medico.

Todos a su alrededor justifican su comportamiento porque los médicos dicen que su química esta desequilibrada, "por eso es así".

Desde tus conocimientos integrales, ¿que consideras mas real?:

que su química interna esta mal debido a sus pensamientos mal conducidos, o

efectivamente, su química primero se desequilibra y luego piensa mal.

Yo me pregunto si no se esta equivocando la medicina al darles una excusa técnica a los pacientes para librarse de la responsabilidad de sus vidas al decirles que todo se debe a un desequilibrio interno.

¿tu que opinas, Mariano? ¿crees que hacer zazen pueda sanar a una persona con un reto de vida tan intenso?

Recibe un fuerte abrazo.

mariano giacobone dijo...

Hola jose angel,
primero quiero decirte que para que para practicar zazen hay que tener un mínimo de salud, eso quiere decir, que si estás enfermo, primero debes curarte.

Respecto a la química, esto es delicado, ya que también la medicacion química altera el funcionamiento cerebral, sobretodo si no está bien indicada.Y tiene cantidad de efectos indeseables, (algunos peores quer la misma enfermedad)

Hay mucho de moda y muchos que no saben mucho.

Ahora hay un gran pocentaje de adultos y jovenes bipolares, como si fuera una epidemia o una tendencia. LOs psiquiatras clasifican y te ponen un sello.

De todas formas, el caso, parece que no es simple. Quizás sea cierto que tiene un trastorno básico en su química, pero eso se puede mejorar con la terapia adecuada, no solo con otra química.

Lo primero es tener paciencia y ayudarla en una rehabilitación, no solo psíquica si no también física y energética obviamente, del tipo de yoga o taichi, masajes, plantas medicinales, un ambiente favorable que la pueda contener.

No es fácil, pero todos pueden mejorar con la terapia adecuada (no solo química)
Esta es solo una opinión a la distancia, y me faltan elementos para un juicio más amplio, pero si puede ayudar, mejor
un abrazo
mariano

jose angel dijo...

Hola nuevamente,

definitivamente coincido contigo, pareciera que esta de moda ser bipolar, ya aparecerá otra categoría y todos creerán padecerla.

Aprecio tus comentarios, no conozco a la chica y solo te expuse el caso para verlo desde la perspectiva de tu blog, con el cual, esta por demás decirlo, me siento identificado.

Lo único que podría agregar de información es que su padre biológico la rechazó desde la gestación y el hombre que la adoptó legalmente también la trató con cierto resentimiento por ser hija de otro hombre. Desde mi punto de vista me parece que inconscientemente se rechaza a si misma de la manera que le enseñaron los adultos cuando fue pequeña.

Leyendo tu respuesta me llamó la atención que para practicar zazen requieran un mínimo de salud, ¿por qué? ¿qué tan saludable debe estar quien deseé iniciarse?

mariano giacobone dijo...

Lo que pasa es que zazen no es una terapia en si mismo. Es una vía de despertar, de iluminación. No es un método para obtener algo. nos permite experimentar una dimensión mucho mayor y más normal del ser humano. Por normal, me refiero a equilibrada, apacible, despreocupada.

Pero es una postura fuerte, que desprende una gran energía, hace falta estar sano, si no, es muy difícil, si estás muy desequilibrado, no es posible.

Para eso hay otras técnicas, más básicas y más orientadas a curar y devolver la salud a la persona.
De todas formas, todos pueden hacer la experiencia de zazen, no es algo "exclusivo" para algunos privilegiados, y también pueden beneficiarse de esta influencia.

En fin, no hay reglas fijas.
Zazen es la forma madura y adulta del ser humano, libre y creador.
Que permite expandir la conciencia y conocerse profundamente.
Tampoco zazen es algo exterior que uno adquiere o compra, se trata simplemente de adoptar una determinada postura, inherente al ser humano, que te permite expresar y sentir la verdadera naturaleza de la que estás hecho, más allá de los límites perceptuales y convencionales de la persona.
Claro, eso ya en si mismo es una cura.
un abrazo para ti jose angel