viernes, 2 de abril de 2010

La interdependencia


Todo lo que existe lo hace en una relación de interdependencia con otra cosa.
Nuestra conciencia, al igual que el reflejo en un espejo, existe en relación al objeto de percepción, es una relación de interdependencia.

Sin objeto no hay conciencia, sin conciencia no hay objeto. Igualmente, sin espejo no hay reflejo, pero si no hay objeto, no hay nada que reflejar. Esto es muy profundo y suscita muchas cuestiones. Cambia nuestra manera de percibir las cosas. Excede la capacidad del lenguaje, porque ya es dominio de la experiencia subjetiva.

« Yo no soy el reflejo, pero el reflejo soy yo ». Es una enseñanza muy antigua del zen. Significa que yo no soy el objeto de percepción, pero el objeto existe porque yo lo percibo. Sin esta relación de interdependencia no existiría ni la conciencia, ni el objeto, ni la percepción, ni todo el encadenamiento que sucede a esto (pensamiento, memoria, sentimientos, acción, reacción, etc.).

Todo está interconectado.

Actualmente la física cuántica dice que está todo conectado, entrelazado.

Este entrelazamiento cuántico, ya ha sido ampliamente demostrado y significa que dos partículas creadas de la misma fuente estan entrelazadas, lo que lo sucede a una le sucede a la otra instantaneamente, aunque esten separadas por distancias siderales.

El estado de una influye sobre la otra.
Toda la materia existente en el universo, incluidos nuestros componentes fundamentales, provienen de la misma fuente original, el Big Bang.

Esta es la explicación científica de la conexión e interdependencia de todas las cosas.
Esta interdependencia es inmediata y global.

La conciencia universal y la conciencia individual no están separadas.

La separación es un estado de ilusión.

En el zen existe una frase: « una persona que practica zazen modifica al universo entero ».
Podemos comprender esta frase como una interacción que se propaga en primer lugar, dentro de nuestro entorno cercano, y luego cada vez más lejos, esto hasta parece lógico. Sin embargo, la frase también contiene una noción de inmediato y universal sin hacer intervenir ninguna interacción que se propaga poco a poco, como si nuestro universo entero fuera uno, unido y completamente interdependiente.

Pero aquí surge un inconveniente por el hecho de que en nuestro mundo ninguna interacción puede propagarse a más velocidad que la de la luz. A esta velocidad (300.000 km/seg) serían necesarios millones de años para que la influencia de una persona que practica zazen se propagara hasta las fronteras de nuestro universo.


Sin embargo en física, como vimos, se prueba que un sistema unido en sus condiciones iniciales permanece unido, y que el cambio de un elemento, modifica inmediatamente a los demás sin que haya tiempo para que ninguna señal se propague de un elemento a otro.

Por ejemplo : Se emiten dos partículas de luz (fotones) provenientes de la desintegración de un átomo. Esas dos partículas de luz son enviadas en direcciones opuestas a través de kilómetros de distancia de fibra óptica. A pesar de estar separadas por kilómetros de distancia, su estado permanece unido, es decir que una modificación del estado de una de las partículas es inmediatamente observable en la otra sin que haya habido tiempo para que una señal se propague, a la velocidad de la luz, de una a otra. El fenómeno es inmediato, no existe separación espacial.

Desde otra perspectiva, los seres humanos nacimos, al igual que el universo, de un punto original, la célula fecundada, el cigoto, que al igual que un big bang se expandió y comenzó a diferenciarse, pero todos sus componentes se encuentran unidos, entrelazados, materia, energía y espíritu sin separación.

En nuestra lógica cotidiana, esto desafía la « coherencia » de nuestro mundo material y la comprensión de nosotros mismos.

Es otro nivel de realidad.

A la ciencia, por el momento, se le complica pasar de las leyes del mundo cuántico (microscópico) a las del mundo macroscópico. Las matemáticas no alcanzan.
Pero el entrelazamiento cuántico demuestra lo que presentían los maestros zen cuando hablaban de la interdependencia de todos los seres y todas las cosas en nuestro universo, una interdependencia inmediata, sin ninguna separación espacial.

Por lo tanto, en el universo se encuentran fenómenos que han permanecido durante mucho tiempo desconocidos para el mundo científico y que se aproximan a lo expresado desde la antigüedad en el budismo.

Ambos acercamientos, espiritual y científico, son pues complementarios.

La intuición y la sabiduría profunda pueden beneficiarse de la observación científica para ser verificadas y proyectadas como un fenómeno real en nuestro mundo visible.

Con este conocimiento, el progreso científico, si no es llevado por intereses comerciales y sus fines son altruistas, puede llevar al ser humano a comprender la naturaleza profunda de las cosas.

Buda dijo: si les digo que tengo una piedra preciosa dentro del puño, tendrán que creerme. Si abro la mano, la verán. En ese sentido, la ciencia puede ayudar a la comprensión de nuestro universo, ayuda a abrir la mano, así todos pueden ver la piedra preciosa.

6 comentarios:

Aldous Lape dijo...

como dirían en el barrio... hay equipo !

un abrazo

Griselda dijo...

Hola Mariano,
Espero de todo corazón no atormentarte con mis asuntos personales pero quería pedirte ayuda y comprensión en algo que me perturba enormemente.
Directamente puedo decir que siento el monje en todo mi ser y que sufro cuando me separo de él. Percibo todo sin tensión ni intención y entonces me siento normal. Pero, el entorno, los pensamientos y las personas me perturban y me escondo y sufro. Tal es mi angustia.
Estoy seguro de equivocarme, volcándome en mí mismo.
El doyo ha sido anteriormente una mala experiencia por no aceptar nada.
Espero no causarte disgusto por mi egoïsmo. Para mí lo más grande es ser monje.
Con aprecio,
Xavi.
Gassho

mariano giacobone dijo...

Es así Alexis, hay equipo, cancha y balón, solo resta jugar un buen partido, jaja
un abrazo

mariano giacobone dijo...

Hola Xavi, no hay tortura ni culpa ni pecado solo hay que calmar la mente, relajarse, crear un entorno feliz y saludable.
Si conoces zazen, es un regalo, un gran mérito, todo lo demás son gilipolleces o boludeces (en argentino), concentrate en practicar y crear buenas condiciones para hacer un buen zazen, lo demás aparece automaticamente, inconcientemente, naturalmente.
No hay porque preocuparse, solo continuar.
La vida en los dojos a veces no es fácil, tampoco la soledad es fácil.
Nuestro ser social tiene que estar al servicio de nuestro ser esencial, ahi se aclara todo. Después no hay dualidad.
No te atormentes, zazen, es una postura de despertar, muy normal y equilibrada, permite que el ser superior se manifieste, es una práctica benéfica, comfortable.
Un comfort sin ego.
un abrazo
Mariano

Griselda dijo...

De acuerdo,
Gracias.

Aldous Lape dijo...

http://losvisitantes.blogspot.com/2010/04/neuronas-espejo.html