martes, 23 de marzo de 2010

La cura por los alimentos


Como hemos visto, la forma que tenemos de adquirir energía (al igual que el resto de los seres vivos) es mediante la respiración y la alimentación.

Los alimentos no solo aportan nutrientes y calorías, poseen además cualidades energéticas que los hacen afines a los diferentes órganos y sistemas del cuerpo.
Esta cualidad se puede usar también para curar o equilibrar, es decir, pueden tonificar o nutrir donde hay un vacío o insuficiencia y dispersar o resfrescar donde hay exceso o plétora.

La anemia es un ejemplo de trastorno por insuficiencia en la sangre y la dieta apropiada debe nutrir, tonificar y aportar los elementos fundamentales para su formación (hierro, vitamina B12, ácido fólico, etc)
A diferencia, por ejemplo, de la hipertensión arterial o de ciertos reumatismos, como la gota, donde hay un exceso (hiper) que debe ser equilibrado con una dieta más bien refrescante (hay nutrir la energía yin y dispersar el exceso de yang) y depurativa.

La naturaleza de la energía presenta 2 polaridades, opuestas y complementarias. El yin y el yang.
Podemos clasificar a los alimentos según su tendencia energética en:

-alimentos Yin:
Tienen un efecto refrescante, hidratante y tranquilizador. Algunos ejemplos:
-frutas y verduras crudas
-lechuga y hojas verdes para ensalada
-algas
-arroz
-leche y yogur
-tofu (queso de soja)
-brotes de legumbres
-pescado crudo (sushi)
-miel, azucar, sal
-salsa de soja
-perejil, cilantro, curry

Los alimentos Yang se caracterizan por ser caloríficos y estimulantes. Por ejemplo:
-Frutas pasas y cocidas, verduras cocidas
-salsa de tomate
-palta (aguacate)
-lentejas
-avena, cebada, trigo
-manteca, nata (crema), queso
-frutos secos
-semillas
-carnes: cordero, vaca, buey, cerdo, pollo, pescado cocido
-chocolate, vainilla
-ajo, cebolla, pimienta negra, laurel, albahaca, tomillo, romero, salvia, clavo, jenjibre.

En otro tiempo (no tan lejano) el ser humano se alimentaba siguiendo ritmos naturales. Se comía mas carne, manteca y otros alimentos caloríficos en invierno y en verano más frutas y verduras refrescantes (que además abundan). Hoy en día con los supermercados y la fast-food, los ritmos se han alterado. Muchos comen carnes grasosas en verano y frutas en invierno, dañando la energía vital y produciéndose así todo tipo de enfermedades y trastornos.

Otro aspecto de la polaridad Yin-Yang es el equilibrio ácido-base.


¿Que es el pH?
La palabra pH es la abreviatura de "pondus Hydrogenium". Esto significa literalmente el peso del hidrógeno. El pH es un indicador del número de iones de hidrógeno. Tomó forma cuando se descubrió que el agua (H2O) estaba formada por protones (H+) e iones hidroxilo (OH-).


El pH es un indicador de la acidez de una sustancia.
Está determinado por el número de iónes libres de hidrógeno (H+) en una sustancia.
La acidez es una de las propiedades más importantes del agua. El agua disuelve casi todos los iones.
El pH sirve como un indicador que compara algunos de los iones más solubles en agua.
El resultado de una medición de pH viene determinado por una consideración entre el número de protones (iones H+) y el número de iones hidroxilo (OH-). Cuando el número de protones iguala al número de iones hidroxilo, el agua es neutra. Tendrá entonces un pH alrededor de 7. El pH del agua puede variar entre 0 y 14.
Cuando el pH de una sustancia es mayor de 7, es una sustancia alcalina o básica. Cuando el pH de una sustancia está por debajo de 7, es una sustancia ácida. Cuanto más se aleje el pH por encima o por debajo de 7, más básica o ácida será la solución. El pH es un factor logarítmico; cuando una solución se vuelve diez veces más ácida, el pH disminuirá en una unidad. Cuando una solución se vuelve cien veces más ácida, el pH disminuirá en dos unidades.

El pH es un factor muy importante, porque determinados procesos químicos solamente pueden tener lugar a un determinado pH. Por ejemplo, las reacciones del cloro solo tienen lugar cuando el pH tiene un valor de entre 6,5 y 8.
La sangre tiene un pH ligeramente alcalino, entre 7,35 y 7,45. Cualquier variación en uno o en otro sentido puede provocar trastornos que van desde alteraciones del ritmo cardíaco hasta acidosis y coma o convulsiones (alcalosis), e incluso la muerte, si no se corrije a tiempo.


El cuerpo posse varios mecanismos para mantener el equilibrio ácido-base y el pH de la sangre entre los valores normales. Los órganos principales que estan involucrados en esta función son los Pulmones y los Riñones. Por eso las insuficiencias renal o ventilatoria producen cuadros graves de acidosis metabólica o respiratoria.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, los alimentos yang son acidificantes, es decir tienden a acificar la sangre y los fluidos corporales.
Los alimentos yin son alcalinizantes.
Esto se refiere a sus efectos sobre el pH en el organismo y no a sus valores intrínsecos.
Por ejemplo, el limón es ácido por naturaleza, pero al ser metabolizado tiene un efecto alcalino.
Con respecto a la alimentación es posible provocar una alcalinización de la sangre ingiriendo en exceso productos lácteos y alcalinizantes durante períodos prolongados. Se le ha llamado: Síndrome de leche y alcalinos. Esta es una afección adquirida causada por altos niveles de calcio (hipercalcemia) y un cambio en el equilibrio ácido-básico del cuerpo hacia los álcalis o bases (alcalosis metabólica).
El síndrome de leche y alcalinos es causado por el consumo excesivo de leche (rica en calcio) y antiácidos solubles del tipo alcalino, especialmente el carbonato de calcio o bicarbonato de sodio (polvo para hornear) por un período de tiempo prolongado.
Con este síndrome, se pueden presentar depósitos de calcio (litiasis o cálculos) en riñones y otros tejidos. Esta afección empeora con el consumo de vitamina D, que frecuentemente se le agrega a la leche que se compra en el supermercado. Anteriormente, este síndrome a menudo era un efecto secundario del tratamiento de una úlcera péptica.
Pero esto es es muy raro.


Mas común es la tendencia a acidificar la sangre a causa de la incorrecta alimentación. Esto a la larga produce desmineralización de los huesos (osteoporosis), caries, cálculos renales, trastornos nerviosos, cansancio crónico, reumatismos, gota, etc.

He aquí una pequeña clasificación según los efectos en el organismo:

-alimentos acidificantes: carnes, huevo, cereales integrales, bebidas alcohólicas y gaseosas, frutos secos, azucar y miel.
-alimentos neutros: manteca, yogur, queso, sal, tofu, salsa de soja
-alimentos alcalinizantes: frutas y verduras frescas, legumbres, algas, ajo, café, mate y té

Los alimentos neutros como la manteca producen un efecto amortiguador o regulador, es decir disminuyen la acidez de los ácidos y la alcalinidad de los alcalinos.

Conociendo las propiedades acidificantes y alcalinizantes de los alimentos podemos mantener una dieta equilibrada y prevenir una multitud de trastornos. Y en el caso de que haya un desequilibrio, corregirlo más facilmente.

Continuará...

3 comentarios:

jose angel dijo...

Esta muy interesante esta exposición, me quedo muy claro lo del pH,

quisiera hacerte dos preguntas:

después de comer, se siente mucho sueño, ¿sabes por qué?

y, ¿cómo eliges tus alimentos, sigues tu intuición? ¿de acuerdo a como percibes lo que tu cuerpo necesita?

un abrazo, Mariano.

mariano giacobone dijo...

Hola jose angel,
Luego de la comida, hay mayor cantidad de iones bicarbonato (HCO3-)en sangre, es una manera de estabilizar el pH.
Se lo llama "marea alcalina post-prandial". Esto trae sueño y necesidad de reposar. Es un mecanismo biológico que permite disponer de energía para los procesos digestivos.
Obviamente también depende de la comida. Una cosa es digerir una ensalada o una fruta y otra un asado de cordero.

Si, es importante escuchar al cuerpo. Comer de acuerdo a la necesidad y acorde a la época del año. Y ayunar de vez en cuando favorece al organismo.

Estos no son conceptos para volverse especial o intelectual con la comida. Hay que alimentarse de manera simple, natural, variada y suficiente. Eso ya incluye el equilibrio.
Después, todo se puede volver una medicina que equilibre algún exceso o una deficiencia en la energía, incluso un vaso de vino puede ser curativo.
Lo más importante es preguntarse, ¿para que comemos? Parece obvio, pero cuando tienes la respuesta, se aclara todo.
Sobre esto tratará el próximo post
un abrazo

Anónimo dijo...

Muy interesante artículo, muchas gracias por publicarlo.

En una parte de él so comenta sobre la desmineralización de los huesos (osteoporosis. Sino es molestia dejo enlace que realizé donde poder encontrar información, enlaces y guías sobre esta enfermedad silenciosa que afecta a tantas personas:

sobre osteoporosis

Un cordial saludo
Albert