lunes, 8 de marzo de 2010

El espejo de la sabiduría


Así como los ojos necesitan un espejo para poder verse, los pensamientos necesitan también ver su propio reflejo. ¿Y quién es el que observa al pensamiento?

No es otro que el observador.
Desde siempre funcionamos identificándonos con lo que pensamos, de manera que asociamos a nuestro ser con la mera actividad incesante de una parte del cerebro.
El espejo de la mente conciente es el no-pensamiento.

Cuando meditamos podemos comprenderlo. El no-pensamiento es el espacio entre dos pensamientos.
Como el silencio y el sonido, juntos crean la música. El pensamiento y el no pensamiento son partes inseparables de la conciencia cósmica, de la mente del universo.
En el Zen se le llama el pensamiento absoluto, más allá del pensamiento, el pensamiento de Buda, de Dios.
Nuestra existencia puede verse reflejada en el espejo del no pensamiento, en el vacío de la mente, en la calma y el silencio de zazen.

Los pensamientos deben ser purificados, es decir, deben pasar por el ojo del observador. Esto permite cortar la secuencia infinita del discurso interior.

Nos identificamos con la existencia, porque la mente es existencia.

Nos miramos al espejo y creemos que esa imagen que se refleja es uno mismo. Pero es solo un reflejo.

La existencia incluye la no existencia.

Sin no existencia no habría existencia. Parece complicado porque siempre nos consideramos desde el punto de vista de la existencia.
Es como la forma y el vacío. Ya vimos como funciona la percepción de la realidad por los sentidos. El cerebro capta la forma y esa ilusión perceptual hace que creamos que eso que percibimos es fijo y con sustancia propia, porque no consideremos el vacío, solo observemos la forma.
Curiosamente lo que le da utilidad a la forma es el vacío.

¿Se imaginan si no hubiera espacio entre los dedos, o entre las piernas?

Si la música no tuviera silencios, sería ruido, o nada.

Entonces, el espacio entre dos pensamientos, eso que llamamos no pensamiento, es fundamental para la integridad de nuestra mente.

Si es solo vacío no hay existencia, pero si es solo existencia no tiene utilidad. Si es solo no pensamiento, es inconciente, no hay actividad, nos dormimos, desaparecemos. Pero solo pensamiento, es una abstracción sin utilidad, no llega muy lejos, ni es capaz de crear nada, y en muchos casos termina en locura Es el pensamiento discursivo que queda siempre enganchado en una secuencia imparable. Un ruido atroz, contaminante.

¿Cómo hacer para apagar la radio?

Querer no pensar es ya un pensamiento en si mismo. No sirve
Dejar la “mente en blanco”, es una ilusión, sigue siendo actividad de la mente. No sirve.

Es suficiente con sentarse en la postura correcta, equilibrada, con la espalda y la cabeza derechas, dejar que la mente se vaya calmando de su agitación cotidiana, la respiración se vuelva más lenta y profunda, al igual que el flujo de los pensamientos.

Las ondas cerebrales se ralentizan, ganan en amplitud y su ritmo se hace armónico, y como toda armonía, esta incluye los silencios, los espacios vacíos. El córtex frontal reposa y se activan zonas del cerebro profundo, sede del inconciente y que contienen la información ancestral.

Cuando se es conciente de estos espacios vacíos, cuando podemos percibirlos, en la calma y el silencio, en ese momento nuestra pequeña mente se vuelve la mente del universo. Se va más a allá de los límites del conciente. Es una expansión de la conciencia. Verdadera pureza. El ser esencial que se manifiesta en plenitud. Un verdadero tesoro.

Por esto es fundamental practicar meditación.

Regularmente sentarse en calma y silencio y permitir que se manifieste el ser esencial, la auténtica naturaleza.
Hay muchas formas de meditación, pero la postura de zazen, es muy eficaz.

No se trata de buscar condiciones especiales ni de convertirse en algo diferente, o en un modelo estereotipado de iluminación, sino de volver a la condición normal de equilibrio y armonía del cuerpo y de la conciencia Esto no solo permite la curación profunda y encontrar la felicidad en la vida, permitimos además que se exprese el espíritu que refleja todas las formas y no se queda con ninguna.

El espejo de la sabiduría

9 comentarios:

Aldous Lape dijo...

la práctica del no hacer, el equilibrio que tanto necesitamos hoy

mariano giacobone dijo...

Es así Alexis, el secreto está en el equilibrio.
un abrazo

jose angel dijo...

Hola Mariano,

no tengo el gusto de haber practicado zazen formalmente, lo he hecho de manera mas autodidacta, y despues de unos años he visto en mi sus frutos, reconozco que estoy lejos de poder expresarlo con la profundidad que tu lo haces, pero al menos puedo comprender tu mensaje y estar de acuerdo contigo,


en la escuela de mi hijo (9 años) hay la oportunidad de poder ir y hablarles de cualquier tema por unos minutos, quisiera aprovechar esta oportunidad para compartir con los pequeños un poco de este tema, de llevarles la experiencia de poner atencion a sus sentidos y a lo que sienten y piensan.

este post me da la oportunidad de pedirte una sugerencia para cuando visite a los pequeños en su salon de clase, tus observaciones las considero muy valiosas

gracias de antemano y te envio un fuerte abrazo

mariano giacobone dijo...

Hola jose angel,
antes que nada debo decirte que zazen es mas bien una experiencia subjetiva, es uno mismo que hace la experiencia de su propia naturaleza, asi que desde este punto de vista no hay nada que decir.
Excepto la forma objetiva de la postura, la técnica, como sentarse correctamente y con que estado de espíritu. Los puntos importantes de la postura. Este es el aspecto que se transmite en el Zen, y son detalles prácticos que son importantes.

Creo que a los niños puedes hablarles de lo que sientas, te van a entender, de hecho están más cerca del espíritu original que la mayoría de los adultos condicionados y seguramente te van a comprender mejor lo que quieras contarles.
Y creo que escuchar a un "grande" que les hable de algo que estimule su imaginación y su inteligencia les hace muy bién.
Siempre van a ser semillas de inteligencia y de felicidad en sus mentes.

Que tengas éxito en tu charla, te felicito por la iniciativa.
un abrazo

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog
Puede ver mi vídeo “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón” en la dirección siguiente: http://vimeo.com/9374224

mariano giacobone dijo...

ok Carlos, es un gusto conectar con alguien inteligente y creativo.
Me interesa tu iniciativa, creo que tiene mucho alcanze.
Seguimos en contacto
un abrazo
Mariano

mariano giacobone dijo...

corrección: alcance en lugar de alcanze.
Asi va más lejos...!

jose angel dijo...

Muchas gracias Mariano por tus comentarios, cuando visite a los pequeños te platicare la experiencia.

Ya visité el blog de Carlos, me parecio interesante su libro, tambien lo leeré. Al menos su planeamiento aqui me parece muy bueno.

Seguiré por aqui atento a tus publicaciones,

Saludos afectuosos.

Aldous Lape dijo...

hola mariano ! leía hoy un apunte de biomecánica y dice algo así:

Hay una fuerza que actúa constantemente para hacer perder al hombre su actitud erecta o postura, la fuerza de gravedad, y constantemente el cuerpo lucha contra esa fuerza para mantener su posición. Esta lucha generalmente no es percibida por el individuo, lo que indica que los mecanismos que mantienen la postura son reflejos y se integran a nivel subcortical, sin llegar al nivel de la conciencia...

Me pregunto: cúando mantenemos la postura concientemente en zazen o meditación parados, no hacemos "aparecer" cosas que se encuentran en niveles inconcientes y las traemos a la conciencia ? será este uno de los grandes beneficios de estas posturas, mantener nuestra postura de seres humanos ?

Un abrazo

Alexis