domingo, 27 de junio de 2010

El sistema motor y la postura del cuerpo



En el cuerpo humano hay dos sistemas que regulan la actividad motora: El sistema piramidal y el extrapiramidal.

El sistema piramidal nace en la corteza cerebral motora y envía fibras (axones) hacia la médula espinal.
Este sistema se ocupa de la actividad motora voluntaria. En el tronco encefálico, a nivel del bulbo, sus fibras se entrecruzan (decusación), de manera que el lado izquierdo controla al derecho y viceversa. Las fibras motoras continúan hacia abajo dentro del tronco cerebral. El haz de axones corticoespinales es visible como dos estructuras en forma de columnas ("pirámides") en la cara anterior (ventral) de la médula espinal, de aquí viene el nombre de vía piramidal.

El sistema extrapiramidal esta formado por los núcleos de la base y núcleos que complementan la actividad del Sistema Piramidal, participando en el control de la actividad motora cortical (voluntaria), como también en funciones cognitivas.
Su función es:
Mantener el balance, postura y equilibrio mientras se realizan movimientos voluntarios. También controla movimientos asociados o involuntarios.

Por lo tanto, este sistema tiene por función el control automático del tono muscular y de los movimientos asociados que acompañan a los movimientos voluntarios.
Por ejemplo, si flexionamos el muslo derecho, voluntariamente se está manejando el miembro inferior derecho, y en forma involuntaria, todo el resto de la musculatura del cuerpo mantiene el equilibrio y el tono muscular, esto último es controlado por el sistema extrapiramidal.

También interviene en el control de ciertos movimientos que se vuelven automáticos, como andar en bicicleta, caminar, conducir el auto o lavarse los dientes.

A diferencia del sistema piramidal, el sistema extrapiramidal es un sistema motor filogenéticamente muy antiguo y esta formado por una serie de cadenas y circuitos neuronales de mayor complejidad que el sistema piramidal, denominado Sistema Neuronal Polisináptico. (Filogenia: es la historia evolutiva de un organismo)

En el sistema extrapiramidal podemos distinguir:
-Núcleos motores: Cuerpo Estriado (Núcleo caudado y el putamen), globo pálido, núcleo subtalámico, núcleo rojo y núcleo negro.
-Núcleos Integradores: Núcleos talámicos (centromediano), Núcleos Vestibulares, Formación Reticular y el más importante es el Cerebelo.

Estos núcleos integradores programan las respuestas motoras de tipo automático y de tipo asociado, a los movimientos voluntarios.

Todas las conexiones que pertenecen al sistema extrapiramidal tienen como función actuar sobre la motoneurona ubicada en la sustancia gris de la médula espinal y los núcleos de los nervios craneales motores, a nivel del tronco encefálico.

Estas fibras del sistema extrapiramidal, interactúan con la vía motora voluntaria o sistema piramidal, el cual tiene un recorrido directo desde el córtex cerebral hasta las motoneuronas.

Al nacer, tenemos reflejos controlados por el sistema extrapiramidal, uno de ellos es el reflejo de posición de la cabeza y todos aquéllos reflejos necesarios para la vida, ya que el recién nacido aún no tiene mielinizado el sistema piramidal.
La mielinización (maduración) del sistema piramidal se observa en el niño, cuando éste comienza a tener control de los movimientos voluntarios y control de la postura (desde mantenerse sentado a aprender a caminar)
El control de esfínter se produce a los dos años, es decir, el control cortical (voluntario) de este reflejo se produce recién a esta edad.
Una forma de determinar que el sistema piramidal está inmaduro en un recién nacido es a través del reflejo de Babinski el cual es positivo en ellos. Esto indica que la unión entre corteza y la periferia aún está interrumpida. Un niño de 6 años ya no tiene Babinski positivo.

El Reflejo de Babinski consiste en pasar un objeto romo sobre la planta del pie, éste hace flexión, pero cuando hay una lesión del sistema piramidal, por ejemplo, cuando hay una hemiplejía, el paciente hace lo mismo que el recién nacido, es decir, estira y abre los dedos del pié (como un abanico).

La Lesión del sistema extrapiramidal se manifiesta en:
- Alteraciones en la calidad de los movimientos,
- Alteraciones de Tono Muscular (Rigidez),
- Aparición de Temblores.
- Enfermedad característica: Parkinson.

La columna vertebral está rodeada por un conjunto de músculos (algunos como los intervertebrales son muy pequeños) y otros (como el trapecio, el supra e infraespinoso o el cuadrado lumbar) ocupan mucha mayor superficie.

Todos participan en la movilidad del tronco y en el equilibrio de la postura. Son simétricos con el lado opuesto, así que si uno tira más que el otro evidentemente se generan distorsiones: malas posturas, dolor, debilidad, impotencia funcional, etc, que influye en el resto de las actividades fisiológicas.

En el post anterior vimos la importancia de mantener la columna vertebral (cuello, dorso y zona lumbosacra) en buen estado, es decir, derecha, fuerte y flexible.

Esto depende en gran medida del tono de los músculos posturales, cuya control (inconciente) esta a cargo del sistema extrapiramidal, pero que también puede ser corregido voluntariamente o concientemente.

Por eso es importante aprender a adoptar (y practicar) posturas corporales equilibradas: de pié, sentados o caminando. En un principio se utiliza el control voluntario, y una vez que el correcto movimiento, o la postura, está aprendida, el control se hace automático, inconciente. Pero como hubo intervención de la conciencia en la corrección postural, esa conexión neuronal (con la corteza) persiste, de manera que cuando estamos torcidos, con la espalda encorvada o la cabeza caída hacia delante o en cualquier postura desequilibrada, el sistema nos avisa y podemos corregir el defecto y luego con la práctica, incluso inconcientemente.

Para esto los músculos tienen que poseer el tono justo, ni muy tensos (rígidos) ni fláccidos y la vía nerviosa motora debe funcionar coordinadamente.

El aprendizaje de una correcta postura se hace desde edades tempranas, pero también a lo largo de toda la vida.

No solo es saludable y optimiza el funcionamiento general, previene además enfermedades (Parkinson, temblores, etc.) y el envejecimiento precoz, mejora la capacidad de adaptación – si estamos habituados a adoptar posturas equilibradas, podemos encontrar con más facilidad el balance en cualquier situación cambiante.
La práctica regular de zazen y kin hin, ayuda a tonificar los músculos posturales y al equilibrio general.

El despertar de la conciencia no está separado de la postura del cuerpo.

6 comentarios:

jose angel dijo...

Que interesante ¡ aunque cuesta un poco entenderlo a plenitud, creo que hay que estudiar bien lo de los dos sistemas, no sabia nada al respecto, que bueno que nos lo aclaras Mariano.

Yo he logrado experimentar algo de lo que nos enseñas, procuro mantenerme consciente de mi postura y mi tensión muscular, me es facil relajarme cada vez, sin embargo hay un punto que me esta siendo dificil modificar, es la tensión en el musculo trapecio, especialmente del lado derecho.

cuando estoy en situaciones donde debo ocuparme mentalmente de un asunto termino con este musculo tenso y dolido, puedo dedicarle unos minutos y consigo relajarlo, pero lo que me cuesta es no dejarlo que se tense en esos momentos.

veo claramente la relación consciencia-tensión, ¿crees que solo es cuestión de profundizar en la meditación para estar relajado en cualquier situación?

gracias por tu tiempo, te envío un afectuosos saludo.

mariano giacobone dijo...

Es importante ir tomando conciencia de la postura del cuerpo, pero tampoco se puede corregir a fuerza de voluntad porque si no te terminas tensando igual,
Por eso hay que aprender a adoptar posturas correctas y equilibradas que te permitan relajar los hombros y el cuello y acostumbrarse a tener la espalda derecha.
A veces es difícil delante de una mesa de trabajo, un escritorio, o la PC.
Por ejemplo: cuando la mano y el brazo quedan estáticos mucho tiempo manejando el mouse del ordenador, el hombro termina resintiéndose, ya que se bloquea la circulación de energía Y de sangre)y aparece el dolor, la contractura muscular, etc.
Leyendo o escribiendo, la cabeza inevitablemente cae hacia adelante
Bueno, estos son algunos ejemplos.

Una buena manera de compensarlo es haciendo cotidianamente ejercicios de chi kung o yoga. Esto favorece al tono muscular y a la postura.

A veces la tensión se corresponde con tensiones emocionales o bloqueos que se manifiestan generalmente en la zona de hombros y cuello.
También un buen masaje (shiatsu o tui na), ayuda a relajar y a tonificar.

La práctica de zazen, es muy eficaz porque estás sentado bien estable, con la columna derecha y estirada sin esfuerzo muscular,la cabeza alineada y en equilibrio, esto permite que el sistema se relaje y adopte la tensión justa, (para mantener el correcto balance de la postura)lo cual hace que puedas abandonarte y concentrarte más facilmente en la respiración y en los puntos importantes de la postura. Lo cual trae aparejado una serie enorme de beneficios fisiológicos y posturales.

Como ves, hay muchas cosas para hacer y aspectos que cuidar,
No es necesario solamente meditar, si no terminas generando otro tipo de tensiones.
Todo es un equilibrio dinámico.

Hay que saber lo que más nos conviene en cada ocasión. Para eso es importante, parar la máquina y conocerse a si mismo...
y para esto la práctica es fundamental.
Tus preguntas nunca molestan, por el contrario, ayudan a esclarecer puntos importantes.

te envío un abrazo jose angel hasta la próxima

jose angel dijo...

Hola nuevamente,

muy interesantes tus recomendaciones, me gusta como apelas constantemente al equilibrio.

Quisiera plantearte lo siguiente, que hace días lo he querido hacer y ahora me parece adecuado al post:

¿a través de la mente podemos dejar aparecer la paz interior?
es decir, si estamos en una situación de actividad intensa, incluso estresante, y repetimos mentalmente la palabra PAZ o serenidad, o la que sea, ¿podemos producir tranquilidad interior? ¿esta paz es producto de un proceso mental?

cuando pongo atención a mis sentidos, una buena postura y respirando bien puedo vivir una serenidad que florece sola, pero me surge la duda si es posible también a través de pensamientos dirigidos.

ojalá haya logrado darme a entender en mi inquietud.

Igualmente te envío un fuerte abrazo.

mariano giacobone dijo...

Seguro, es importante también aprender a dirigir los pensamientos.
Es uno mismo que crea su realidad.
No hay nada fuera de eso.
Los pensamientos positivos y creativos los generamos concientemente, pero también emergen del inconciente (fundamentalmente).
Así que hay algo que brota, cuando estamos tranquilos, en silencio y en una buena postura. Naturalmente.
No todo se hace a fuerza de voluntad, ni de conciente.

Es un verdadero arte de crear un medio interno armónico y equilibrado, y entonces el medio externo, el entorno, se vuelve un reflejo de esto (y no al revés).

Don´t worry, hay que apreciar cada momento como si fuera el último, y dedicarse a aprender y practicar lo importante. Y hay aspectos de nuestro ser interior que van madurando, evolucionando, (si les dejamos lugar y tiempo)

Entonces, la mayoría de las cosas y problemas sin sentido, de la realidad ordinaria, se diluyen solos.
Y también hay que confiar en el poder del inconciente, ya que ahí se encuentra la fuente inagotable de energía e información (léase sabiduría)
afectuosamente
mariano

Valeria dijo...

Es increible cuanto puede afectar la postura al cuerpo.
Justamente este mes me propuse mejorar mi salud. Desde lo que es el movimiento, la alimentacion (no ir tan seguido a Mcdonalds jeje), etc.
CUalquier consejo me viene genial. Gracias, un beso!

mariano giacobone dijo...

Hola Valeria, el mejor consejo que te puedo dar para mejorar tu salud es que trates de liberarte de todo lo que no te sirve para este fin, y además sabiendo que salud y felicidad son dos aspectos de una misma realidad.

Así que si eres feliz, tienes salud y viceversa, parece muy simple...y lo es!

Hay que mantener una cierta disciplina que te permita unificarte (cuerpo y mente) ya que la vida cotidiana hace lo contrario.
Practica meditación, ejercicios, comida natural y simple, escucha buena música, disfruta del sol y del aire libre y sobretodo...a reír se ha dicho!
Este es el secreto.

saludos y éxitos!