sábado, 26 de julio de 2008

Evolución



La evolución de nuestra especie es una evolución de la conciencia y del pensamiento. Estamos en una era de descubrimientos, de nuevas ideas y conceptos sobre la naturaleza del universo y de nosotros mismos. Nuestro cuerpo físico, ya no va mucho más lejos.
Pero la conciencia se ha ido expandiendo, aunque parezca lo contrario. La evolución va hacia formas mejores y más libres. Pero todo depende de la capacidad de adaptación a los cambios del medio. Nuestros primos neandertales eran mucho más fuertes y dotados de huesos y tejidos más resistentes que el humano moderno, estaban aparentemente bién adaptados y quedaron en el camino. Muchas especies a lo largo de millones de años en nuestro planeta han tenido éxito relativo y han desaparecido.

La pregunta es si podremos como especie, y como individuos, superar los desafios evolutivos, si seremos capaces de adaptarnos, incluso a las condiciones de vida que creamos. No se puede saber precisamente. Lo que si sabemos, es que van apareciendo nuevas teorias, nuevas maneras de observar los fenómenos, tanto macro como microscópicos. Hay una nueva comprensión del universo y de la naturaleza de la materia y el espíritu.

Afortunadamente van desapareciendo viejos tabúes y prejuicios. La Iglesia Católica ya no es la dueña de la “verdad”, y la Ciencia, desde el siglo pasado fue dejando su envoltura newtoniana clásica buscando y comenzando a encontrar en el mundo de las particulas subatómicas, una descripción más amplia, más universal y hasta más espiritual de “lo que sucede”. Se acabó el divorcio entre la ciencia y la espiritualidad. Materia y espìritu, no son más que distintas manifestaciones de una misma y única conciencia universal.
Y esto es científico.

No hay comentarios: